Debemos cuidar nuestra piel en todo momento y más en la hora del baño, así que cuando ingreses a la ducha ten en cuenta lo siguiente:

1. La frecuencia del baño. No es recomendable para la piel ducharse más de 2 veces al día, así que si estas acostumbrado a hacerlo procura no excederte de 10 minutos.
2. Verifica la temperatura del agua. Procura que no exceda de los 30 grados y ten en cuenta que el agua fría activa la circulación y el agua caliente relaja los músculos, así que busca el equilibrio ni muy caliente para no resecar la piel, ni muy fría.
3. Elige bien el tipo de jabón: para cada tipo de piel hay un tipo de jabón. Los mejores son los neutros ya que no producen alergias y mantienen tu piel hidratada. No obstante lo más recomendable es que sepas cual aplicarte.
4. Hidrata tu piel: Una vez que hayas terminado de ducharte seca tu piel suavemente y no olvides aplicar una crema hidratante.

Dejar respuesta