El Servicio de Movilidad presentará el próximo martes ante la Junta de Movilidad del Ayuntamiento de Pamplona su propuesta para crear un nuevo servicio de bicicleta público operativo 24 horas durante todo el año, con aspiración a poder convertirse en un servicio metropolitano, con hasta 250 bicis todas ellas eléctricas y con mayor número de estaciones repartidas por todos los barrios de la ciudad. De esta manera se superarían las limitaciones del actual sistema de préstamo de bicicletas Nbici-Biziz como son el insuficiente número de estaciones, el bajo número de bicicletas, los horarios limitados que como máximo son de 7.30 a 22 horas, el escaso nivel técnico del sistema que emplea tecnología obsoleta y los modelos de bicicletas que impiden que sean utilizados por gran parte de la población. Estos son los problemas que se han detectado respecto al actual servicio y que vienen reflejados en un informe de evaluación realizado por técnicos del departamento de Movilidad que recomiendan el cambio de sistema.

En el plano económico, se estima que el coste máximo anual del nuevo servicio de bicicleta pública propuesto supondría unos 860.909 euros anuales. A este coste habría que deducirle el ingreso por las tarifas de los usuarios y usuarias que el Servicio de Movilidad estima que pueden llegar a cubrir los costes anuales, de modo que el servicio pudiera tender a la autofinanciación, sin que, de esta manera suponga ningún gasto para el ayuntamiento.

En cuanto a la duración del contrato, se trabajan dos opciones. Por una lado, un contrato de 3 años y la posibilidad de una prórroga de 2 más, aunque en este caso se dificultaría la ampliación del servicio al resto de ayuntamientos de la comarca. Por otro lado, un contrato de una duración de 5 años, añadiendo la posibilidad de un servicio metropolitano.

De 5 a 20 bases repartidas por todos los barrios de la ciudad

Con la nueva propuesta en la mano, los cambios serían importantes. En primer lugar el número de bases en las que poder dejar o coger una bicicleta pasarían de 5 a 20 (un incremento del 300%) y repartidos en todos los barrios de la ciudad de manera que el 95% de la población tendría una estación a menos de 500 metros de distancia desde su residencia. En segundo lugar el número de bicicletas a disposición de la ciudadanía de Pamplona crecería un 150% pasando de las 100 que contemplaba el actual servicio hasta las 250. Este incremento, tal y como plantea la propuesta que el área llevará el martes a la Junta de Movilidad, sería solo en un primer momento ya que la cifra sería susceptible de ser aumentada según sea el uso efectivo.

Como tercera novedad, el servicio que contempla la propuesta estaría operativo las 24 horas del día todo el año, excepto en fiestas de San Fermín, donde el servicio se paralizaría y las bicicletas se recogerían. Finalmente y desde el punto de vista del rendimiento, la propuesta contempla que todas las bicicletas que se integraran en este servicio fueran eléctricas, es decir, de pedaleo asistido, lo que facilitaría su uso por parte de cualquier persona, independientemente de la distancia que vaya a recorrer, su forma física y el desnivel del terreno, en una orografía como la de Pamplona que cuenta con distintos desniveles entre los barrios y el centro de la ciudad. Además, la propuesta contempla que las empresas puedan ofertar la instalación y mantenimiento, a lo largo de todo el contrato, de un sistema de placas fotovoltaicas en las estaciones que suministren total o parcialmente la energía necesaria.

Tarifas sociales para favorecer el uso de la bicicleta como medio de transporte

Esta iniciativa se pondría en marcha teniendo en cuenta el Pacto de Movilidad Sostenible impulsado por el Ayuntamiento de Pamplona que quiere satisfacer las necesidades actuales sin comprometer para el futuro los recursos naturales existentes. Este servicio público de transporte individual permitiría a la ciudadanía disponer de bicicletas para la realización de sus desplazamientos habituales, eliminando limitaciones como la compra del vehículo, los problemas de aparcamiento en origen y en destino o los robos.

Aunque en un principio este nuevo servicio Nbici-Biziz se circunscribiría al límite del municipio, la propuesta contempla la posibilidad de extenderlo a otros municipios de la Comarca mediante la fórmula de la encomienda de gestión.

Respecto a las tarifas, la iniciativa del área de Movilidad contempla precios sociales que favorecieran el acceso de todas las personas. La base sería un abono mensual cuyo coste sería de 5 euros. El pago de esta tarifa daría derecho al uso, sin pago adicional, de las bicicletas del servicio en trayectos de hasta 30 minutos, con la única condición de que entre un depósito de una bicicleta y la retirada de otra pasen como mínimo, 5 minutos. A los usos superiores a 30 minutos se les impondrían pagos adicionales, tramificados según el tiempo de uso. Con todas estas nuevas medidas se quiere favorecer el uso habitual de la bicicleta para trayectos cortos y medios como medio de transporte público y no con carácter de ocio.