La consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde, ha presentado esta mañana en Roncal una propuesta de plan de medidas de gestión integral ante las situaciones de riesgo provocadas por la reintroducción de dos osas en el Pirineo occidental por parte del gobierno francés. El objetivo del plan es garantizar la ganadería extensiva, minimizando las repercusiones que la presencia de esta especie pueda ocasionar en los valles pirenaicos navarros.

La propuesta recoge medidas diseñadas por el Departamento y otras de  los agentes sociales y económicos de los valles de Roncal y Salazar. En palabras de la Consejera, “para que un plan de estas características funcione es indispensable contar con la colaboración de los agentes que viven en el territorio. Nuestra prioridad es mantener la actividad ganadera extensiva y la actividad económica en los valles pirenaicos”

Entre las medidas directas de carácter preventivo, se propone reforzar el equipo de vigilancia, prevención y disuasión y la geolocalización de los rebaños. Además, se van a agilizar los procedimientos de pago de indemnizaciones y de valoración de daños.

En lo que se refiere a las ayudas, el plan propone la discriminación positiva en las convocatorias relacionadas con el sector ganadero por tratarse de “zona osera”: ayudas para infraestructuras, primeras instalaciones, inversión en explotaciones y trabajos forestales. Además, se va a definir un plan piloto de refuerzo de las explotaciones ganaderas existentes. En Roncal se estima la presencia de unos 40 ganaderos, 25 tienen ganado menor, con cerca de 26.000 cabezas y 17 tienen ganado mayor, alrededor de 1350 cabezas de vacuno y equino.

La propuesta recoge además medidas de coordinación con los planes de las comunidades autónomas limítrofes; líneas de formación, investigación y educación ambiental de la población local y foránea.

Plan participativo

Para elaborar este plan, el Gobierno de Navarra ha realizado 43 entrevistas sobre la visión de la presencia del oso en los distintos sectores de la población del Valle de Roncal. El estudio ha sido llevado a cabo por la empresa Gentiana-Servicios Forestales del Pirineo en la segunda quincena de octubre.

La propuesta contiene medidas definidas por el propio Gobierno de Navarra y otras presentadas por la el Ayuntamiento de Roncal, la Junta del Valle de Salazar y los agentes sociales y económicos del Pirineo. Todas las medidas propuestas se trasladarán a todos los agentes para avanzar en su concreción e implementación.

Nuevo ataque

El pasado viernes 23 de noviembre se confirmó un nuevo ataque de osa en Uztarroz en las inmediaciones del lugar donde tuvo lugar el primero. Tras la denuncia de un ganadero, personal de Guarderío Forestal de la Demarcación de Roncal se ha desplazado al lugar y ha confirmado la muerte de una oveja.

Además, en la misma semana se recibió un aviso de desaparición de otra oveja de en Isaba. Guarderío Forestal ha constatado que la presencia de la osa en las inmediaciones.

Movimientos de las osas

La directora general de Medio Ambiente, Eva García, se reunió ayer en Canfranc con el prefecto de Pirineos Atlánticos, Gilbert Payet, para coordinar acciones de prevención y establecer canales oficiales de información. En la reunión se acordó crear un equipo transfronterizo para el seguimiento de las osas. Además, las autoridades francesas se comprometen a facilitar diariamente la información de su movimiento cuando se encuentren en territorio navarro y siempre que las condiciones meteorológicas lo permitan.

Las osas van provistas de collar con GPS que envían un mensaje al satélite, lo que permite localizarlas, rastrear su movimiento e identificar los ataques. También van provistas de un emisor de radio que permite localizarlas de forma terrestre, a poca distancia, siempre y cuando se tenga la ubicación aproximada del GPS.

Desde su suelta el pasado 4 de octubre, las dos osas han realizado grandes desplazamientos, que han sido comunicados por técnicos franceses a sus homólogos del Gobierno de Navarra a posteriori.