Según las previsiones de temperaturas para los próximos días de la Agencia Estatal de Meteorología, Pamplona entrará en una situación de ‘Ola de calor’ este próximo miércoles. Ese escenario se produce cuando, al menos en dos días consecutivos, las temperaturas superan los 36 grados centígrados sin bajar de una mínima de 18 grados. El Ayuntamiento de Pamplona, en apoyo a la labor divulgativa que realiza el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, quiere recordar que el calor excesivo puede afectar a todos, pero especialmente a niños y personas mayores o enfermas.

Las altas temperaturas pueden producir problemas de salud como deshidratación, calambres, agotamiento o el llamado ‘Golpe de calor’. Y con temperatura corporal de 39ºC o más, dolor de cabeza, confusión o pérdida de conocimiento. Esto pasa porque el sistema habitual de control de temperatura del cuerpo se sobrecarga mucho. Pero se puede prevenir favoreciendo los mecanismos de enfriamiento del cuerpo. En caso de síntomas no usuales, como calambres musculares, fiebre, adormecimiento o confusión debe avisarse al 112 o a un servicio sanitario. 

EN CASA

  • Mantener las ventanas cerradas cuando la temperatura del exterior es mayor que la del interior
  • Abrir las ventanas por la noche
  • Cerrar persianas y cortinas en las fachadas expuestas al sol
  • Descansar en la habitación más fresca de la casa
  • Tomar duchas frecuentes o humedecer el cuerpo varias veces al día
  • Utilizar ventilador u otro sistema de refrigeración 
  • Beber más de un litro y medio de agua al día, salvo contraindicación médica
  • No tomar alcohol y comer lo habitual en pequeñas cantidades 

EN LA CALLE

  • Evite las salidas y actividades en las horas máximas de calor (de 12 a 16 horas)
  • Si debe salir, lleve ropa de color clara y amplia, una pequeña botella de agua, use sombrero, gafas de sol y aplíquese crema solar con un factor protección 15 o más

Algunos de estos consejos que facilita el Ayuntamiento de Pamplona también son válidos para evitar riesgos ante la exposición a las radiaciones ultravioletas, que se miden con el denominado Índice de Radiación Ultravioleta (IUV) propuesto por varias organizaciones internacionales de Naciones Unidas para informar sobre la intensidad de radiación que alcanza la superficie terrestre.

Ésta se mide en cuatro niveles: bajo (0-3), medio (4-7), alto (8-10) y muy alto (11 o más). La intensidad de exposición a los rayos UV también está condicionada por otros factores como la altitud (cada 1000 metros aumenta un 10-12%), la concentración de ozono, la nubosidad, el tipo de piel (las personas de piel clara son más sensibles que las morenas), etc.

A partir de un nivel 4 de radiación se aconseja utilizar medidas de protección solar, entre las que se incluye el uso de una crema solar con un factor mínimo de protección 15, sobre todo en los niños.