El Ayuntamiento de Pamplona y vecinos, vecinas y tejido asociativo del entorno de la plaza del Búho han colaborado para redefinir y rediseñar ese espacio del barrio de Azpilagaña, situado entre las calles Alzania y Río Ega. La propuesta resultante incluye toboganes, un ascensor panorámico y una pasarela peatonal para salvar los desniveles existentes, así como actuaciones para aumentar la vegetación, establecer espacios intergeneracionales, reordenar las plazas de aparcamiento o crear un quiosco bajo el mirador.

Esta propuesta de diseño arquitectónico para la plaza del Búho ha sido resultado de un proceso de participación desarrollado a través de dos talleres. En el primero de ellos se marcaron las principales líneas de actuación sobre la plaza con propuestas sobre accesibilidad, visibilidad del espacio, mejora del mobiliario urbano, introducción de vegetación o la necesidad de generar un espacio de encuentro intergeneracional. En el segundo taller participativo se tuvo la oportunidad de matizar y añadir elementos a la propuesta final de diseño de este espacio entre las calles Río Alzania y Río Ega.

De todos modos, el futuro de la plaza del Búho se encuentra vinculado al desarrollo del PEAU de la Milagrosa, que se encuentra en fase de elaboración, y que abarca un mayor ámbito urbanístico. Ese PEAU ofrecerá propuestas que solucionen o palien los problemas detectados en los diagnósticos previos en la zona comprendida por los barrios de Azpilagaña, Milagrosa y Arrosadía. Por ello, este proyecto para la plaza del Búho supone una propuesta de trabajo fruto de la reflexión del Ayuntamiento y del tejido del barrio, más allá de las actuaciones concretas en él recogidas que se puedan llevar a cabo a corto, medio o largo plazo.

Toboganes, pasarela desde el mirador y quiosco
La plaza se estructura en base a dos espacios de actividades lúdicas en los laterales y a un espacio central, el actual mirador. Ese mirador cobrará protagonismo en la nueva plaza, ya que no solo servirá en su parte superior como plataforma donde asomarse, sino que será punto de partida de una pasarela que comunicará con la parte inferior, en continuidad con la calle Río Alzania. El recorrido de esa pasarela contará con dos espacios de descanso con bancos que miran hacia los diferentes espacios de la plaza, tanto a la zona sur con los juegos infantiles y toboganes y como hacia el norte con el frontón. En su espacio inferior, el mirador albergará los aseos y un quiosco, que podría incluso convertirse en un pequeño bar.

El desnivel entre la plaza y la calle Río Ega se resuelve en la zona sur mediante una serie de toboganes que discurren entre bancales de vegetación y escaleras lúdicas para menores y mayores. Se comparte además el espacio de escaleras sobre el garaje adyacente, que pueden servir también para acceder a los toboganes. Ese espacio contará de esta manera con más uso y, por tanto, se convertirá en una zona más segura. Esa zona sur de la plaza se completará con otra zona de juegos de mayores y un área de bancos y descanso, de modo que se compatibilice el uso de ese espacio por parte de diferentes generaciones.

Los diferentes niveles en la plaza se eliminarán resolviendo todo el espacio con una única plataforma que permite una pendiente en torno al 4,5%, lo que la hace accesible en todos sus recorridos.

Vegetación, plazas de aparcamiento y ascensor
La vegetación tiene también una gran importancia en el proyecto para configurar con ella el ambiente necesario para hacer atractiva la plaza. Se conformarán una serie de movimientos de tierra en el centro de la plaza creando pequeños montículos de apoyo a la pasarela. Estos montículos posibilitan eliminar los desniveles de la plaza y crear recorridos accesibles. Se potenciará el arbolado en hilera que existe paralelo a la calle Alzania, duplicando los pies actuales. Finalmente, el muro de gran altura que salva el desnivel entre la calle Río Ega y la plaza se desdibuja en la zona sur gracias al desarrollo de bancales que a diferentes alturas se van cubriendo de vegetación. Sobre este espacio discurrirán los toboganes.

Las plazas de aparcamiento se redistribuyen dentro de la misma parcela. Desaparecen las plazas en línea situadas a lo largo del tramo este, en la calle Río Alzania, y se adecúa el espacio existente al norte de la plaza, ampliando el espacio disponible para aparcamiento hasta la parte trasera del frontón. De esta forma se podrá aprovechar ese espacio de detrás del frontón como zona de rocódromo, incorporando así un nuevo uso para la zona y una mayor diversidad de personas usuarias. Las actuales escaleras en esa zona se eliminarían.

En la última fase del proceso participativo se apostó por incluir en la propuesta de diseño de la plaza del Búho un ascensor urbano que haga el espacio más accesible y se genere, también, un mayor uso de los elementos de juego y descanso que allí se ubiquen. El proyecto recoge que la localización idónea de ese ascensor sería el propio mirador, que ya cuenta con estructura viable para la implantación de ese elevador. De ese modo quedaría situado en el corazón de la plaza y junto al desembarco de la pasarela. Además, se insistió en mitigar los ruidos que produce el uso del frontón en el vecindario. Para ello, se ha previsto un diseño que mediante pantallas vegetales pudiera resolver esa problemática.

Actuaciones prioritarias
Una vez diseñada la propuesta final, el Ayuntamiento de Pamplona ha establecido seis actuaciones prioritarias para el desarrollo de este proyecto. La primera actuación sería regularizar el suelo de la plaza con la eliminación de todos los desniveles y la ejecución de un pavimento continuo. Esa regularización generaría una pendiente en torno al 4,5%, por debajo de los mínimos permitidos para una accesibilidad universal.
En segundo lugar, se apostaría por la masa vegetal como amortiguación del sonido principalmente del frontón, con una franja arbustiva a nivel de la calle Río Ega sin ocupar espacio de la acera. Además, se generaría una franja arbustiva y de arbolado de talla a diferentes niveles adosados al muro de contención de la plaza y se plantarán trepadoras sobre una malla vertical que al mismo tiempo sirve de retención de pelotas. La tercera prioridad es la creación de montículos de plantaciones para evitar los desniveles de la plaza y crear un paisaje agradable y saludable, atractivo para vecinos y vecinas.

Otras dos prioridades son la instalación de un ascensor panorámico y exterior en el mirador y la ampliación de acera y eliminación de plazas de aparcamiento para mejorar la accesibilidad al lugar desde las calles que desembocan en Río Alzania. Por último, se generarán los bancales y la vegetación en el muro para la implantación futura de los toboganes. Se ejecutarían los bancales a diferentes alturas y se realizarían las plantaciones.