Osasuna vuelve a caer con una imagen que deja que desear. Un partido que se puso cuesta arriba en el minuto 16 con el primer gol del Espanyol. El partido se condicionó con una tarjeta roja a Oier que dejó a Osasuna con 10 y la posibilidad de otro gol con un penalti a favor del Espanyol que Sirigu consiguió parar. Pero la cosa se complicó nada más reanudar la segunda parte con un nuevo gol para los pericos en el primer minuto de la segunda parte, y sentenciaron en el 90. 3-0 y nueva derrota para Osasuna que tienen que empezar a pensar que todo está sentenciado.

El Club Atlético Osasuna cayó derrotado por 3-0 frente al R. C. D. Espanyol en un partido que estuvo marcado por la expulsión injusta que vio Oier. En inferioridad, los rojillos no fueron capaces de darle la vuelta al marcador adverso. Caicedo, con un cabezazo; Jurado, con un disparo desde la frontal del área, y Gerard Moreno, con una vaselina, fueron los autores de los tres tantos locales.

En la primera mitad, los navarros hilvanaron buenas jugadas en los primeros minutos. Sin embargo, un remate de cabeza de Caicedo en el minuto diecisiete puso en ventaja al Espanyol. A partir del gol, los de Quique Sánchez Flores tuvieron el dominio de la posesión, aunque no crearon peligro. En el minuto veintisiete, el árbitro expulsó a Oier al interpretar que el zaguero rojillo había derribado a un jugador local en el área. Sin embargo, fue Sirigu quien lo derribó. El guardameta rojillo adivinó las intenciones de Caicedo y, con una gran estirada, detuvo la pena máxima. A partir de ahí, los rojillos no lograron crear peligro, llegando al descanso con el resultado de 1-0.

Tras la reanudación, Jurado amplió la ventaja con un disparo desde la frontal del área tras un saque de esquina. Con el 2-0, los locales tuvieron la posesión de la pelota y dispusieron de alguna ocasión que la zaga rojilla y Sirigu desmantelaron. Los minutos pasaron con dominio local. Justo antes del final del choque, Gerard Moreno puso el 3-0 definitivo con una vaselina.